Manuel Jesús Gonzálvez: «Indescriptible, así la definiría, no somos conscientes de lo que somos capaces hasta que no nos planteamos hacerlo»

NOTICIAS PERSONAS Trigueros

El pasado 21 de mayo tuvo lugar el Ironman de Lanzarote, considerada como una de las pruebas más duras del calendario deportivo internacional. Los triguereños Manuel Jesús González y Rubén Pérez completaron esta prueba. Hoy, en Trigueros Noticias, hablamos con Manuel Jesús, quien nos cuenta como ha sido su experiencia durante esta prueba.

En 2019, cuando se inscribió, estuvo preparándose hasta que la pandemia sacudió sus planes y tuvieron que aplazar la prueba. Desde entonces continuó entrenando, pero su preparación específica empezó en julio de 2021, donde durante un total de 10 meses enfocó todo su entrenamiento a esta prueba.

«Hay que entrenar, a veces en la piscina otras corriendo o montando en bici. Ya sea a primera hora de la mañana, media tarde o ya de noche. Pero hay que entrenar, la constancia y ser implacable con los entrenamientos planificados ha sido mi hoja de ruta para llegar a meta» nos cuenta Manuel Jesús acerca de sus entrenamientos.

Su familia lo ha estado apoyando en todo momento de manera incondicional. Ha tenido que compaginar trabajo, horas de descanso, deberes y tareas domésticas. «Sin el apoyo y la comprensión de los que tengo en casa hubiese sido imposible. Evidentemente me he perdido algunas cosas, de las cuales quiero disfrutar ahora y devolver favores que me han hecho durante estos meses» asegura el triguereño.

Por suerte su familia y la gran mayoría de sus amigos comparten su tiempo con él durante los entrenamientos y las pruebas. Por lo demás, ha intentado no perderse nada de lo que hacía antes de empezar con esto, con algo más de medida y sosiego. Pero sin perder de vista que esto es su hobbie, que no se dedica a esto y «si no disfruto de ello, recojo mis cosas y lo dejo» afirma.

Hablando de la prueba asevera que fue «indescriptible, así la definiría, no somos conscientes de lo que somos capaces hasta que no nos planteamos hacerlo.» Su experiencia ha sido un conjunto de sentimientos y emociones que se arremolinaban dentro de él, desde aterradora hasta corta, pero ante todo reveladora, la cual le ha permitido conocerse a niveles muy interesantes.

A pesar de ser la primera vez que participa en esta prueba nunca pasó por su cabeza abandonar. Su entrenador y su entrenamiento le habían adaptado a las circunstancias, a estar solo durante horas, a luchar con el viento (aunque no había sentido tanto viento en contra nunca) y la calor, a gestionar el esfuerzo. «Mentalmente tenía claro que si salía del agua iba a terminar, físicamente iba preparado aunque el miedo a una lesión, a no tener el día o a un accidente o fallo mecánico siempre están presente, antes y durante la prueba» comenta Manuel Jesús.

Asegura que a ninguna de las pruebas a las que asiste, y mucho menos esta, va a ganar, no es su rango o su grupo. «Yo soy del montón, de la clase media, del grupo numeroso que hacen posible este tipo de eventos. Esta prueba las ganan profesionales, que viven por y para esto y en los grupos de edad hay gente que está muy prepara y de muchísima calidad» afirma Gonzálvez.

Ha realizado esta prueba por simple superación personal, como un reto que tenía que superar, solo quería terminar, llegar a la alfombra negra y roja y cruzar la línea de meta y levantar los brazos. Cuando lo consiguió, superando sus expectativas, fue un momento de sensaciones encontradas, por un lado la euforia que le llenaba estaba en una nube, por otro lado le invadía la tristeza de que todo se había acabado.

Si el cuerpo se lo permite tiene previsto presentarse a esta prueba. El porqué no lo sabría decir, le ha gustado la experiencia de principio a fin, y ahora tiene una marca que batir, e intentará hacerla. Además, como dice su gran mentor en esto, quiere “tener una foto cruzando la meta de Lanzarote de día” que esta vez se quedó a 20’ de poder tenerla.

El apoyo de su familia ha sido fundamental, entendimiento y complicidad para hacer esas pruebas, «es muy necesaria antes, durante y tras el evento» asegura. También garantiza que en cuanto a Trigueros, no se imaginaba una repercusión así. «Que en un post que publiqué en una red social haya tenido el alcance que ha tenido, me ha cogido a contrapié, uno no está acostumbrado a esta cota de audiencia».

Ahora mismo, quiere saborear esto y disfrutar de lo que ha conseguido. Este año se dedicará a disfrutar de la bici y del deporte y participará en las competiciones de Duatlon y Triatlón de la provincia, siempre que el cuerpo y la mente se lo pidan.

Por último, comenta que se metió en este reto por querer acompañar a Rubén en su QUINTO IRONMAN de LANZAROTE. Sabe que hay algún que otro triguereño por ahí que le gustaría participar y mucho, «espero que lo hagan y si cuadra en tiempo y se da el caso, no me importaría acompañarlo en el viaje».

En el post https://sportingdelacaletafs.blogspot.com/2022/05/diario-de-un-tricatleta-ironman.html pueden leer toda la aventura de su prueba, con anécdotas y fotos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.