Se incorporan nuevos restos arqueológicos a las visitas turísticas del Castillo de Aracena

CULTURA PATRIMONIO PROVINCIA

La Diputación de Huelva, a través del Área de Desarrollo Territorial, ha iniciado las labores de adecuación e incorporación de los restos arqueológicos hallados en el Castillo de Aracena, una vez concluida la fase de excavaciones. Tras la clasificación del material extraído se va a proceder a su integración en el propio recinto con el fin de ponerlo a disposición de la ciudadanía y convertir al Castillo de Aracena en un referente cultural y patrimonial del municipio – junto a la Gruta de las Maravillas- que contribuirá a revitalizar el sector turístico de la zona.

En este sentido, las actuaciones que se están acometiendo en los últimos años en la fortaleza amurallada tienen como objetivos fundamentales la restauración y puesta en valor de esta fortificación para garantizar su conservación y accesibilidad e impulsar su dinamización turística, cultural y patrimonial, así como su inserción en el itinerario transfronterizo que contempla la llamada Banda Gallega -conformada por 16 castillos de la provincia de Huelva y la zona del Algarve- para su difusión como ruta cultural.

El conjunto de actuaciones ejecutadas en el Castillo de Aracena está financiado por la institución provincial en el marco del proyecto de Cooperación Transfronteriza España-Portugal (POCTEP 2014-2020) Fortours, sufragadas al 75% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

En concreto, estos trabajos de adecuación de los restos arqueológicos se van a centrar en la denominada ‘Casa IV’, una estructura constructiva medieval-cristiana situada en la mitad del flanco sur del recinto amurallado, además de realizarse distintas actuaciones en las construcciones ubicadas en el ángulo suroeste y en una estructura de época islámica también ubicada en el flanco sur.

La denominada ‘Casa IV’ de la fortaleza de Aracena es una construcción islámica del periodo Almohade (finales del siglo XII y principios del XIII) anterior a la construcción del castillo, que destaca por su gran superficie estimada en unos 140 m². Durante su excavación se han definido los siguientes espacios: un zaguán incluida la puerta de acceso del exterior, un patio interior en el que destaca la presencia de una alberca para la recogida de agua de lluvia y su almacenamiento y un espacio habitacional interpretado como zona de dormitorios. Asimismo, existe un espacio comunicado con el patio lateralmente que correspondería a las zonas de cocina.

En la ‘Casa IV’ se está realizando una limpieza generalizada, soterrado y retirada de aquellos elementos constructivos no pertenecientes a la construcción almohade originaria, así como la delimitación mediante excavación arqueológica de los límites este y norte de la misma, y la retirada de las tierras y materiales de su alrededor provenientes de anteriores excavaciones en el castillo, que serán utilizados en la conformación de la red de caminos interiores del patio de armas que permitirán habilitar el uso turísticos de los restos arqueológicos distribuidos en ese espacio.

En la mitad del flanco sur, la campaña de excavaciones de 2018 documentó la existencia de una estructura medieval-cristiana que va a ser igualmente objeto de actuación, procediéndose a la excavación completa de los intramuros de la misma. Además, se van a adoptar medidas de conservación preventiva para que, una vez ejecutada la actuación, pueda ser visitada por el público que acuda al recinto amurallado.

Finalmente, está previsto actuar también en las construcciones medievales-cristianas del ángulo suroeste, un conjunto de estancias anexas interiormente a la muralla fechadas entre los siglos XIV y XV, en las que se desarrollarán trabajos de limpieza, retirada y explanación de las terreras, además de las adecuadas medidas preventivas de conservación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.