La tercera ola de la pandemia obliga a suspender el Rocío 2021 y el Traslado de la Virgen

NOTICIAS

La Hermandad Matriz de Almonte ha decidido suspender, por segundo año consecutivo, la romería del Rocío. La progresión de la pandemia hace imposible celebrar la mayor aglomeración de la península, con un millón de visitantes durante la semana de Pentecostés.

Según ha informado en una comparecencia pública extraordinaria el presidente de la hermandad, Santiago Padilla, se ha decidido, además, la suspensión del traslado de la Virgen desde la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Almonte a su ermita. La Virgen del Rocío lleva en Almonte desde que en agosto de 2019 fuera trasladada desde su ermita a la parroquia almonteña, tradición que se celebra cada siete años y cuyo traslado ha quedado suspendido de nuevo en este 2021.

 

Carta del Presidente, en relación a la Romería del Rocío de 2021

Querido hermano en la Blanca Paloma, almonteños y almonteñas,

De nuevo, y transcurridos más de diez meses, desde que dio comienzo la pandemia que nos azota del Covid19, por responsabilidad y por coherencia con todo lo que hemos hecho hasta ahora, nos vemos en la obligación de anunciar por segundo año consecutivo la suspensión de la Romería de Pentecostés, en el modo convencional en el que se ha venido celebrando hasta el año 2019. Sí celebraremos, un año más, Pentecostés. Una noticia, que a estas alturas a nadie debe de coger por sorpresa y que lanzamos a la opinión pública, porque seguimos en un escenario de incertidumbres absolutas, y porque creemos que, de este modo, arrojamos un poco de certidumbre a todos aquellos que tienen responsabilidades en la organización de la Romería.

Suspender la Romería del Rocío. Y, en consecuencia, todos los actos previos habituales, empezando por las Asambleas Comarcales preparatorias de los caminos, el Cabildo de Elección de Hermano Mayor, del Domingo de Resurrección, la Asamblea General de Presidentes y Hermanos Mayores y, así mismo, los actos que se hubieran debido realizar previos al regreso de la Santísima Virgen a la aldea del Rocío. Solo un cambio inesperado e imprevisible en estos momentos de la evolución de la pandemia cambiaría esta determinación.

Pero, como decimos, sí habrá Pentecostés en Almonte los próximos días, del 21 al 24 de mayo de 2021, y una preparación para esta cita anual.

A tal efecto, en el Cabildo del pasado día 12 de enero, se ha constituido una comisión que, en breve, va a empezar a analizar posibles escenarios y posibles modos de celebrar este nuevo Pentecostés gozoso, con las limitaciones de todo tipo que nos marca la permanencia de la Virgen en la parroquia de la Asunción de Almonte. Algo que, por otra parte, en estos momentos es materialmente impredecible, porque desgraciadamente son muchas las variables que en estos momentos seguimos sin controlar y sin poder despejar.

Como ya manifestamos el pasado año no es momento de aventurar nada y esperaremos a que tengamos una visión más completa de la situación que tendremos a finales de mayo, para anunciar el programa de este nuevo PENTECOSTÉS, que afrontamos con ilusión y con esperanza.

Quiero tener un recuerdo emocionado para tantos buenos rocieros que han partido a la casa del Padre en esta pandemia desde tantos lugares de la geografía española e internacional e invitarte a que ofrezcamos este sacrificio por todas las personas que han sufrido y están sufriendo en la primera línea de batalla las consecuencias de esta pandemia. Por los enfermos, por los dolientes de los fallecidos, por los sanitarios, agentes de la autoridad y de todos los ámbitos laborales que están sosteniendo el sistema en estas circunstancias tan difíciles. Y agradecer el esfuerzo de todos por mantener viva la llama de la devoción rociera en tantos lugares de nuestra geografía, siendo, a la vez, cauce de esperanza para muchos, en esta prolongada prueba que nos aflige.

Y quiero que, con nosotros, te unas a la oración a Nuestra Patrona, la Santísima Virgen del Rocío, para que interceda ante el Altísimo y sea nuestra principal fuente de fortaleza, de consuelo y, sobre todo, de esperanza en estos momentos y en los que están por venir. Tenemos que seguir centrando todos los esfuerzos en nuestras familias, en nuestras empresas, en nuestra parroquia, en nuestro pueblo… en los órganos que vertebran nuestra sociedad y nuestra comunidad de creyentes.

Con la confianza siempre puesta en la Santísima Virgen del Rocío, Reina, Pastora y Madre, Patrona de Almonte, me despido afectuosamente con un viva enardecido a la Santísima Virgen, a cuyo maternal amparo encomendamos esta hora: ¡Viva la Virgen del Rocío!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.